El cuento de hoy... el Inesperado 25.

Advertencia: Desde ahora anuncio que esta no es una entrada típica, les cuento algo que me pasó y porque de mi ausencia, si crees que este no es el tipo de lecturas que deseas puedes obviar la misma lo entenderé! 

Dedicatoria:

Gracias a tí que me regalas minutos de tu tiempo 
leyendo esta historia que por su puesto es 
la realidad, gracias a la vida y al ser supremo
por tenerme aquí y gracias a todos los bloggeros 
que se han unido a esta comunidad, gracias...


Prólogo

¿Qué pasaría si te mueres mañana? Te haz preguntado eso alguna vez?

Haz reflexionado si cumpliste lo que querías hacer? Y finalmente sabes quién eres tú?... no es tu profesión ni otros detalles académicos, ni mucho menos monetarios, es saber quien eres tú y cual es tu verdadera esencia...

Era una tarde ajetreada y normal en mi adorada ciudad de Panamá por temas de horas picos evidentemente el tráfico estaba en su máximo punto. Yo trabajo para las afueras del sector este me dirigía a la centro para encontrarme con mi amiga.Era nuestra cita, de esas citas semanales o “cuando se pueda” no al estilo “Sex and the City” naaa... son de esas que disfrutas siendo realmente quien eres y cuando disfrutas de ser quien eres de verdad.

Todo fue tan rápido que todavía es como si viera un fotograma, sólo sé que cuando volví a ver, había alguien en la calle tirado con una fractura y que probablemente después de ello tendría problemas grandes con la justicia. 



Cap 1

En mi odisea de búsqueda de una estación de gasolina ( de una franquicia local... soy tan fiel hasta en las marcas y servicios) y ya llevaba una según da visitada. Mi auto amenazaba con queda “Empty” en cualquier momento.  Me molestó mucho cuando llegué a la estación y nadie me respondió que no estaba funcionando, decidí salir y añadirme a una vía local. En mí país cuando hay semáforos o entradas/ salidas de locales el reglamento de tránsito sugiere que dejes un espacio por si tu carro está detenido, el que vaya saliendo tenga opciones de movilización.

Al divisar que esa vía ( de una vía subiendo y otra bajando) tenía una línea amarilla intermitente y que el dobles se permite, el carro que está antes de la entrada me hace seña para que me vaya agregando. El generoso de la tarde era un espectacular Audi como sé que ese carro estaba valorado en más de 60,000.00 salí lo más lento posible porque si yo si quiera lo mirará con un mal pensamiento podría rasparlo o rallarlo y eso conllevaba a que mejor le diera las llaves de mi auto porque ni para que pelear, mi carro el costo total del mismo no es ni el abono inicial del Audi.

Entre que me fijo que las dos avenidas están detenidas gracias al semáforo, sólo vi cuando en medio de la línea amarilla venía una moto y luego vi que volaban por encima de mi capote frontal.   (Recuerdan  esa parte de G.I Joe en donde vuelvan  literalmente gracias a los trajes, bueno así...).

Sólo para ideas...


Señores cuando vi bien me percato que son unos “Linces” ( En mi país hay una división especial de la policía nacional que van en motos con alto cilindraje y que su alto entrenamiento les permite reacciones casi de películas, son una de las divisiones más respetadas y también súper entrenadas para todo tiempo de situaciones. ). Mi reacción fue de manera brusca parar el auto en medio de la vía y salí disparada a ver si podía acercarme al herido.

Entre los flashback me parece que vi que alguien caía parado cual gato que cae del tejado y otro tirado. Cuando intento acercarme el compañero le indica al herido que se ponga de pie y el le dice: ¡No puedo comando, la pierna.! Mi sistema activó el modo: “Sí, No y todas las anteriores” yo sólo decía que no podía ser, que cómo rayos había pasado y que sería de mí? Dicen que cuando uno está sujeto a situaciones de alta tensión depende de cada uno como reaccione y nadie es igual a otro. Mi cerebro de partía en 3. La pensante: 

¿Qué seré de mi?... Puta madre el accidente fue con una autoridad!!

Cometo el error de llamar a mis padres y como siempre mi madre con el teléfono fijo ocupado. Llamé al móvil y le dije a mi padre que le dijera a mi madre que no iba a a llegar a tiempo porque tuve una colisión de tránsito y que era con un ¡Lince!.

En medio de 5 minutos estuve rodeada aproximadamente de 15 policías de la mismas secciones, jamás en mi vida estuve tan aterrada como en ese en las vías aledañas las personas me miraban como quien dice Otra mujer de un narco " o que habrá hecho la idiota esta... El cerco fue al veloz y sorprendente rayando con lo peliculero. En agente se me acerca y me gusta si me encuentro bien.

  • Agente: ¿Se encuentra bien?
  • Yo...... este sip! Ehhhhh si, ehhhh (añadirle temblor, pavor, desidia y nada más)
  • Agente: ¿Desea que le llame a la ambulancia?
  • Yo: Nop... ehhhh No!

En esos momentos mi mente se bloqueo, lo único que recuerdo es que la gente me miraba cual delincuente ya que casi todo el perímetro estaba cerrado entre policías y yo relativamente cerca del herido. Mi mente se dividió en varias partes:

La primera decía: y ahora que será de mí? Cometí el error de llamar a mis padres para decirles de la situación pero saben qué? Me arrepentí porque ellos no merecían el stress que les estaba haciendo pasar. Mi padre es sobreviviente de un derrame. Pobre! Cómo asimilas que tu hija se ha metido en el peor problemon de su vida!

La otra parte racional: decía que debía llamar al seguro (en mi país hay leyes de tránsito que lo obligan a tener un seguro, justamente para este tipo de situaciones), pero entre mi conmoción y el poco raciocinio pues me quedé pasmada viendo como el hombre que tenía la pierna partida al frente mío entre quejidos, preguntas y ganas de dormirse ( perder el conocimiento) estaba casi al frente.

Había una tercera parte que decía: que esto era un mal sueño y que probablemente nunca me hubiese pasado esta situación porque yo me preguntaba el ¿Cómo?

Entre las odiseas de que pudiese llegar una ambulancia a auxiliar al pobre hombre, esa parte humanitaria que todos tenemos dice: “Debo irme con el en la ambulancia” sólo que tenía miedo mucho miedo....

Miré a ambos lados a todo el cerco de policías a ver que me decían o quizás yo estaba tan predispuesta que si me conducían a la sub-estación yo no opondría resistencia. ¿Para que no?


Ningún agente decía nada, dentro de la institución existen diferentes secciones entre esas la  Policía de tránsito y por supuesto después de escuchar las radios de comunicación internas de todos los agentes anunciar frase como:
  • “Está en las redes sociales”
  • “Ya lo vimos todo por la cámara el golpe fue fuerte..”

Yo no salía de mi estado de shock que ni si quiera abrí mi boca...

Al rato cuando arriban las dos ambulancias, la de la policía y la del sistema de emergencias escuché a lo lejos que se lo llevaban a un centro hospitalario y decía... Dios esto es real... ¿Qué hago? Se activó una parte consciente que decía, debes esperar al seguro! Recuerda! Enfócate!

Entre que el agente de tránsito me tomaba el parte, mágicamente porque nuestro sistema gubernamental es una PASADA. Ya tenía el juicio la otra semana!  Si, sí aunque te cueste creerlo es así!

Cap 2

Sabías que a nosotros los mortales, si resultamos afectados por un accidente ese juicio puede dormir el sueño eterno de hasta 3 meses pero, adivinen la suerte estaba de mi lado y querían que la otra semana me acercara al juzgado del tránsito!

Cuando el agente de tránsito me hace las preguntas más alucinantes, estúpidas e irrelevantes. Entre ellos mi estado civil, lo he mirado con esa cara de asesina que aveces me jalo que espero que el haya entendido. Comentándome la lejanía en la cual se encontraba mi casa y yo sólo pensaba.
Pero que coños es esto! Este imbécil de verdad me está preguntando esto!

  • Y que te importa si yo vivo lejos
  • Esto será una cámara escondida que no pensé?
  • Es que hay que joderse para que me pasen estas situaciones “tan irreales”

Luego de ese cuestionario que poco tenía de profesional o por lo menos yo desconfío tanto, el agente me dice:
  • Usted ya vio su carro?
  • Cuando el me dice esto yo pienso... es que mi carro debe estar destrozado, es que...Dios! 
  • No me fijé! 

Muchos conocen mi amor profesado a mi carro pero más por lo material, ese logro para mí ha significado tanto, orgullo y placer de cumplir con una meta que no fue fácil y lo principal todas las limitantes económicas y ahorros extremos que hice para el mismo que no se pueden ni imaginar.
El agente me indican que si iba a tratar temas de mi seguro debía mover mi carro del medio de la calle. Yo estuve aguardando el anuncio catastrófico que nunca llegó...

  • Me dice que conmigo ya...
  • Yo: ¿Ya qué?
  • Agente: Ya con usted estamos listos ya...
  • Yo: Yo... ya? yo.... ya?
  • Agente: Sí, ya usted ya, se puede retirar....

Yo pensé que estábamos de joda pero al verle su cara me dije: Joda las pelotas! A que te puedes ir!

Cuando llegué a mi carro y vi que el golpe no era tanto que casi sentí que pude reaccionar sólo pude hacer una sola cosa... llorar...

Debe ser el shock, la impresión o simplemente saber que no estaba presa de momento que sólo lloré. No les puedo describir que sensación más desagradable fue esa. Llorada desesperante, sin control, hipando y sin poder hacer reaccionar mis extremidades.

En mi mente decía que debía llamar al seguro y a mis padres sólo que no daba ni pie, ni bola. Lo único que pude hacer es accionar el carro y entrar encerrarme y tratar de dominar mi cuerpo que no 
podía en conjunto con la respiración cortada por la falta de oxígeno y la poca coordinación...

Señores estado de nervios al máximo, saben es una situación incontrolable es una pena que la pobre mujer del seguro sufriera por como atender mi llamaba y hacerme sugerencias de llamados a la ambulancia. Yo en ese estado no reaccioné bien y sólo sabía decir no, no, no... pobre motorizado del seguro que me encontró echa un mar de lágrimas y tratando de consolarme.

Pobres mis padres que no sabían como tratar mi shock de manera telefónica como tampoco controlarse ellos. No coordiné mis ideas de llamar a ninguno de mis amigos, me daba pena, miedo y pensé que ya 'para qué! Mi madre como pudo llamó a mi tía y la pobre llego al rescate y entre palabras me guío para que fuéramos a su casa y tratase de calmarme...

Mi día no acababa y sabía que al llegar a casa mis padres estarían súper alertas y preocupados por verme llegar. Entre conversaciones y explicaciones, mi padre como hombre al fin empezó a criticarme pero le dije que por favor me dejara respirar...

Callo la noche y con eso llegó la oscuridad, el remordimiento y el no saber la condición del agente, por supuesto el tratar de descansar fue una tarea muy titánica y poco viable. Yo sólo recordaba el impacto y me preguntaba: 

  • ¿El estará bien? ¿Vivirá?
  • ¿Y ahora qué?

Conoce más de este cuento en su desenlace...

Gracias a dios estoy viva...

Comentarios

  1. estoy feliz porque relativamente todo esta bien y tu estas bien... te adoro mucho ciela <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida un beso enorme!
      Como dices lo importante es que estoy viva!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Moraleja – Mi Otra Vida by Narciso Martín H.

Los musos de las autoras – Los que animan el día Vol 1

Capítulo de Hoy – Epic Moment Vol 1